• IGATA

“That what hurts, also instructs” de Benjamin Franklin a Pablo Fernández Medina


Adrián Fernández, HR Employee Advisor at Mondelēz International - Assoc CIPD L7 y embajador IGATA UK, charla con Pablo Fernández Medina, nato en Barcelona y gallego desde los cinco años. Actualmente es consultor en comunicaciones radio en The Technology partnership (TTP). Pablo trabaja, principalmente, en comunicaciones vía satélite y su proyecto a largo plazo es "desarrollar lo que podría ser un programa escrito en el compartir aspectos de esta filosofía ("That what hurts, also instructs", de Benjamin Frankin) y cómo me ayuda a mí."



¿Quién es Pablo Fernández Medina?


Soy una persona con raíces gallegas y extremeñas. Mi padre nació en Touro, cerca de Santiago, y mi madre es de Villagarcía de la Torre, un pueblo al sur de Badajoz. También tengo un hermano, que nació en Vigo y es allí donde he vivido la mayor parte de mi vida.


Curiosamente, nací en Barcelona, aunque no tengo casi recuerdos de ello, a los 5 años mis padres se mudaron a Vigo y aunque mi DNI diga lo contrario, me siento completamente gallego, Vigo es mi casa.


Tengo 30 años, actualmente vivo en Cambridge con mi mujer Sophia que es de Nueva Zelanda. Estudié telecomunicaciones en la universidad de Vigo; mi posición actual es consultor en comunicaciones radio en The Technology partnership (TTP), una consultoría. Principalmente trabajo en comunicaciones vía satélite.


¿Cuál es la historia que te ha llevado a vivir al Reino Unido?


Es una historia de cambios. Todo empieza en la universidad cuando decido hacer un año de erasmus. Me llama tener una experiencia internacional y la posibilidad de aprender inglés durante un año por lo que decido solicitar una plaza en una universidad de Dublín.


la universidad de Vigo me acepta, pero allí me rechazan por problemas económicos. No me dieron más datos, pero sucedió y desconozco si existen más personas a las que les haya pasado esto la verdad.


Al año siguiente vuelvo a la carga y esta vez sí, me fui a Copenhague, a la DTU (Technical University of Denmark) donde acabé la carrera y empecé mi carrera laboral.


Empiezo como ingeniero en diseño de antenas en GN Resound haciendo mi proyecto fin de carrera durante 6 meses y luego continuo con un contrato de prácticas durante algo más de un año. Al acabarlo encuentro una plaza como ingeniero de investigación en nanotecnología en Austria. Acepto y me mudo a Linz, al oeste del país. Vivo allí durante un año y me doy cuenta de que quizás la nanotecnología no es el campo que más me motiva por lo que decido cambiar.


Empiezo a buscar trabajo en temas más relacionados con comunicaciones radio y me llaman de una empresa en Cambridge, Cambridge Silicon Radio (CSR). Tras un proceso de entrevistas me ofrecen el puesto, ingeniero de investigación en diseño de antenas. Aquí empieza mi historia en Reino Unido, y es donde he vivido hasta el momento, justo acabo de hacer 4 años.


¿Cómo es vivir en Cambridge?


Cambridge es una pequeña ciudad al norte de Londres. Hay mucha diversidad en cuanto a nacionalidades y es una ciudad joven. La universidad mueve mucha gente, sobre todo investigadores. Es un poco de ida y vuelta, muchos están un año o dos y luego se van.

No es común encontrar quien se quede durante mucho tiempo.


Personalmente, considero que vivir aquí es fácil, todo está cerca, muy bien comunicado con Londres y varios aeropuertos, en 5 horas estoy en Vigo. Además, me gusta mucho moverme en bici por la ciudad, mi etapa en Copenhague me abrió los ojos en este aspecto y en Cambridge la bici está muy presente. Es una suerte.


¿Como es tu día a día?


Mi día empieza pronto, me levanto sobre las 6 am para hacer ejercicio, aquí lo llaman Bootcamp. Es una un deporte tipo crossfit, pero al aire libre. Después vuelvo a casa y combino el tren y la bici para ir a trabajar. Me lleva una media hora llegar a la empresa. Salgo de trabajar sobre las 5.30 - 6 pm y después dependiendo del día suelo hacer diversas actividades, ahora mismo dedico bastante tiempo a hablar en público, voy a un club de oratoria donde tengo la oportunidad de expresarme y mejorar mi forma de

hacerlo. También me gusta mucho el fútbol y hasta hace poco jugaba en un equipo de aquí, pero ahora solo juego una liguilla local con amigos. Me encanta probar siempre cosas nuevas, y nada como Londres para disfrutar de una gran variedad de restaurantes, museos, pubs, etc.


¿Qué es lo que más te ha llamado la atención desde que has llegado de este país? Es lo que te esperabas?


Me llama la atención la oportunidad laboral que se da a la gente joven. Muchos estudiantes, antes de entrar en la universidad, tienen la oportunidad de trabajar en una empresa para ver cómo se trabaja y ayudarles a tomar una decisión en sus estudios. Lo hacen en verano y en mi empresa se les asigna un proyecto del que tienen que hacer una presentación de resultados al final de la estancia. Este año es la primera vez que he trabajado con alguno de ellos y me ha sorprendido muy gratamente. Tienes que poner

esfuerzo en explicar las cosas con más detalle, pero también es una oportunidad para compartir lo que he aprendido durante estos años. Es gratificante cuando el estudiante lo entiende y saca las cosas adelante.


También es una ayuda para nosotros con la carga de trabajo que tenemos. Todos ganamos. Hay otra cosa que me llama la atención, esta vez negativamente, las infraestructuras en Reino Unido no son lo que me esperaba. Desafortunadamente, la relación calidad-precio es baja, por poner un ejemplo los retrasos en los trenes e incluso cancelaciones son muy comunes. Casi no conduzco, pero cuando lo hago, las carreteras están continuamente colapsadas. Cualquier comparación con España en este aspecto no tiene color


¿Qué es lo que más te gusta de UK?


Me gusta la diversidad, la oportunidad de conocer a mucha gente de culturas muy distintas. Es posible que esto sea más pronunciado en Cambridge debido a la universidad, pero al final la red amigos que formas es bastante variada y da lugar a experiencias muy interesantes.


¿Algún descubrimiento que quieras compartir?


En comparación con España, he encontrado en Inglaterra y en la cultura anglosajona, un mayor interés por el coaching. Un entrenador personal, pero no en temas de deporte, sino en temas de crecimiento y desarrollo personal.


Después de pensarlo mucho, me interesé por ello e hice un curso de 6 meses con un amigo australiano, Khan Yousiph, que llevaba algún tiempo dedicándose a ello. La experiencia fue excepcional y la recomiendo al 100%, yo antes era totalmente contrario a esto. Me sirvió de gran ayuda para establecer las bases de cómo progresar y ganar confianza hacia mis metas e ideas. Sin duda un gran descubrimiento.




Pablo Fernández Medina


¿Cómo te describirías a nivel personal?


Me describo como una persona constante, sencilla y dedicada. Pongo tiempo y esfuerzo diario en aquello que me interesa y prefiero hacerlo en pequeñas dosis diarias que mucho en un solo día. Me funciona mucho mejor.


Considero que las actividades que proporcionan el mayor beneficio son aquellas que generan beneficio a largo plazo. Por ejemplo, soy una persona deportista y si haces ejercicio media hora al día, llegará un día en el que estarás en forma, pero hacer ejercicio 5 horas al día muy de vez en cuando, no te va a poner en forma. El beneficio de media hora de ejercicio es mínimo, pero si lo haces todos los días, es exponencial.


Muchas veces en el trabajo me encuentro en situaciones en las que tengo muy poca idea de cómo solucionar un problema o ayudar a un cliente. No es una situación cómoda, pero es el encarar la situación diariamente de distintas formas lo que me ayuda a sacarlo adelante. Asumo que en un día es casi imposible hacer nada y me doy tiempo para pensar. Intento aplicar esto a todo lo que hago en mi vida.


¿Y a nivel profesional?


No cambio profesionalmente. Obviamente el trato con los compañeros de trabajo es distinto que con amigos, pero el respeto es el mismo.


Mi trabajo requiere conocimiento técnico extenso en el campo del electromagnetismo y en comunicaciones radio. Utilizo muchos programas de cálculo avanzado y presento resultados muy regularmente, por lo que pongo esfuerzo en expresar mis ideas lo más claro posible y de forma que el oyente lo pueda entender rápidamente, pero volviendo a lo mismo, siendo constante y practicando regularmente es como se puede conseguir mejorar en estos aspectos.


¿Has tenido distintos puestos de ingeniero, hasta llegar a tu puesto actual de consultor, cómo ha sido este crecimiento?


Todo empezó en Dinamarca, allí es bastante común hacer el proyecto fin de carrera en una empresa y decidí que yo también podría hacerlo así. La forma de conseguirlo normalmente es mediante un profesor con contactos en empresas. Recuerdo que me dieron el nombre de un profesor, Kaj Bjarne Jakobsen, para hacer el proyecto fin de carrera y fui a hablar con él.


Le expliqué que me interesaba mucho hacer mi proyecto con una empresa. Kaj fue muy amable, tuvimos varias reuniones en las que hablábamos de todo, recuerdo hablar de Picasso incluso. La situación al principio me parecía un poco rara, pero al cabo de un mes y medio me ofreció ir a una empresa y acepté.


Meses después me dijo que solo pretendía conocerme más y así estar más seguro de su oferta. De esta forma empecé mi carrera laboral. Tengo un profundo sentimiento de agradecimiento a Kaj, a Dinamarca y también a la universidad de Vigo por darme la oportunidad de ir allí.


A partir de aquí he ido moviéndome y adquiriendo más y más conocimientos, he trabajado con bastante gente y de cada uno te llevas algo. He trabajado en empresas grandes como Agilent Technologies y Qualcomm y ahora en una más pequeña como TTP en la que seremos alrededor de 300 empleados. Creo que esta diversidad me ha ayudado bastante a crecer profesional y personalmente.


¿Crees que podrías haberlo logrado en España?


Obviamente todos sabemos que la situación para la gente joven que quiere empezar en el mundo laboral es más complicada en España. O hay menos oportunidades o son menos visibles. Es cierto que en mi caso personal, en el momento de empezar no estaba viviendo en España y en aquel momento también creo que desconocía las oportunidades que había. Sencillamente porque no las estaba buscando allí.


Ahora veo que la oferta española en mi campo es menor que en Reino Unido, Dinamarca o Austria, pero sinceramente no puedo saber si hubiese conseguido lo mismo. Sí sé que en España hay gente como yo, y trabajando de lo mismo, por tanto, tiene que ser posible.


¿Hasta ahora, cuál dirías que es de tus mayores logros y por qué?


Me resulta difícil responder a esta pregunta, lo que más puedo destacar es el hecho de ir venciendo mis miedos. Creo que tener miedo es algo natural antes de realizar un cambio y también lo considero necesario. Lo necesitamos como señal de que lo que queremos hacer realmente nos importa y es entonces el deseo de conseguirlo lo que nos empuja hacia adelante. Ser consciente de esto me ayuda a seguir progresando, a creer en mí y que puedo seguir creciendo. Es una de las lecciones más importantes que he aprendido hasta ahora.


¿Algún momento que hayas considerado especialmente difícil?


Uno de los momentos de mi estancia fuera que más me ha costado fue el cambio de Dinamarca a Austria. Vivía muy bien en Dinamarca, es un país bastante alternativo, es relajado en muchos aspectos y también tiene mucha diversidad. En mi edificio todos los vecinos éramos amigos, el día a día era genial, compartíamos muchos momentos juntos y tenía amistades muy fuertes.


Romper eso de un día para otro y tener que adaptarme a un nuevo país, donde no conocía a nadie, ni hablaba la lengua, fue difícil. No fue una tragedia ni mucho menos, pero me dolió mucho hacerlo. Al mismo tiempo, también aprendí de este cambio, en Austria vivía en Linz, una ciudad que no es muy internacional y tuve que espabilar. En Dinamarca hablan muy bien inglés y todo era más fácil, no sabiendo alemán todo me costaba 3 o 4 veces más, pero te acostumbras. Al cabo de unos meses ya dominas un

poco lo básico y te defiendes. Pronto ya jugaba al fútbol en un equipo de allí y salía mucho con amigos austriacos. Fue una experiencia internacional, pero con mucho contacto con la gente del país, más local.


¿Qué es lo que más echas de menos de Galicia?


La familia, los amigos y especialmente la comida típica de Galicia, el pulpo a feira, el pescado, el marisco, etc. Me encanta volver de vacaciones y comer en casa, es como volver al pasado, disfruto mucho la comida de mi madre y mi padre hace muy buen pulpo y churrasco.


¿Cómo te ves de aquí a unos años ahora mismo?


Me gustaría compaginar la ingeniería con otras cosas que también me interesan ya sea en Reino Unido, España o en otro lugar.


Tengo mucho interés en temas de adaptabilidad y en cómo generar cambio en las personas. Estoy leyendo bastante sobre esto y es un tema común de mis charlas.

La filosofía de vida del estoicismo me gusta bastante y me identifico en gran parte con ella. He leído a varios autores antiguos, Marcus Aurelius, Seneca, Epictetus y actuales como Ryan Holiday o Tim Ferris.


Cuanto más leo, más me gusta, me entretengo pensando y luego poniendo las ideas en práctica, hay veces que nada funciona, pero eso también me sirve para recopilar información sobre qué es lo que realmente quiero hacer y lo que me ayuda.

No tengo un plan de vida ideado para superar todo lo que se ponga por delante, pero tengo metas. Me esfuerzo en que mi plan sea adaptable, que tome las circunstancias de mi vida como información para regenerarse y continuar. Mantener el objetivo, pero ser abierto en cómo llegar hasta él. Hace unos años no diría esto, pero creo que es posible darle la vuelta a los obstáculos que nos vamos encontrando y utilizarlos para progresar.

Por ejemplo, cuando el tren se retrasa saco mi libro y leo, significa que leo más ese día.


No es un intento de mirar solo hacia lo positivo, intento buscar aquello con lo que puedo aportar cuando las circunstancias cambian en una forma que a priori no parece favorable. En palabras de Benjamin Franklin: “That what hurts, also instructs”. A largo plazo me encantaría desarrollar lo que podría ser un programa escrito en el compartir aspectos de esta filosofía y cómo me ayuda a mí. Estoy poniendo tiempo en ello, me gusta escribir sobre esos temas y poco a poco voy aprendiendo más, es algo que veo posible en un futuro.



Síguenos en nuestras redes sociales:

Instituto Galego do Talento © 2020 por ABS

Hosting por  

rgb-logo-color.jpeg
  • White Facebook Icon
  • LinkedIn - círculo blanco
  • White Twitter Icon