• IGATA

El Teletrabajo a debate

Hay quien cree que estamos viviendo el experimento más extraordinario sobre el teletrabajo, hay quien considera que los viajes de empresa se pueden ver reducidos tras esta crisis sanitaria, y hay quien espera que después de esta etapa la conciliación se puede ver beneficiada.

¿Y tú que piensas? El próximo viernes día 10 de abril iniciaremos un debate en una mesa virtual sobre el teletrabajo obligado y sin preparación previa, al que muchos han tenido que adaptarse. Te esperamos a través de la plataforma Zoom a las 11.30 horas.


Contaremos con Cristina Parrado, gallega en Londres- trabaja como Team coordinator en KAJIMA. Ha teletrabajado durante tres años para otra empresa y al inicio de la crisis sanitaria en Londres fue la encargada en su empresa actual de compartir con sus compañeros los tips necesarios para sobrellevar mejor este cambio. Lucía Solla, Talent Manager en HRider, también está acostumbrada al teletrabajo porque lo practica desde hace años, además que por su forma de trabajar, y quizá también por la generación a la que pertenece, el trabajo remoto lo considera esencial para poder desarrollarse desde la motivación y con mucha más productividad. Por su parte, Antía Blanco, HR Manager en Galchimia, forma parte del comité de crisis por la emergencia sanitaria en su empresa, y como muchos de nosotros, conocía el teletrabajo pero no el teletrabajo en tiempos de Coronavirus con todo lo que ello implica.

Te dejamos un adelanto de lo que nos van contar:

¿Qué es para ti teletrabajar?

CRISTINA: En mi trabajo anterior, era un puesto acordado desde el principio como un trabajo remoto. Trabajar desde casa en mi puesto actual, pensado para estar en la oficina ha sido mucho más difícil de adaptar a este método de trabajo.

Actualmente, apoyo al Director de mi compañía y un equipo de cuatro personas. Normalmente, busco estar un paso por delante, pero trabajar de forma remota ha hecho que esto sea un desafío, ya que no puedo estar al tanto de lo que están trabajando, de las llamadas que reciben, emails, etc. Además, que todos trabajemos desde casa sin experiencia previa se traduce en una clara falta de comunicación: los horarios y los planes no dejan de cambiar, lo que requiere que me adapte a unas condiciones nuevas, siendo más flexible en cuanto a responsabilidades y horas de trabajo.

Debido a mi anterior experiencia trabajando desde casa, videollamadas y llamadas telefónicas regulares, cuento con la total confianza de mi director de que estoy haciendo mi trabajo y lo estoy haciendo bien. Incluso si eso significa que algunos de los requisitos para llevarlo a cabo han cambiado.

LUCIA: Teletrabajar es, desde el punto de vista del colaborador, poder decidir dónde y cuándo eres una persona más productiva y beneficiosa para tu plan de carrera, además de la posibilidad real de conciliar tu vida profesional y personal sin necesidad de renunciar a tu desarrollo. Para una organización o un manager, ofrecer la opción del trabajo en remoto es una demostración de confianza y de interés real por la satisfacción del equipo, aumentando su motivación, su productividad y las posibilidades de retener el talento.

ANTIA: En mi caso, teletrabajar comenzó siendo una cuestión de confianza con la CEO de mi compañía. Ya existía el teletrabajo en GalChimia cuando yo me incorporé, y todo comenzó cuando me aprobaron trabajar un día a la semana desde casa, como medida de conciliación y como herramienta de facilitación de algunos procesos básicos de mi Departamento.

¿Qué es para mí teletrabajar? Es mi momento de concentración total, sin distracciones, para desarrollar proyectos, elaborar documentación o realizar tareas que exijan de mi máxima atención. El teletrabajo en tiempos de Coronavirus, es otra historia.

Muchos, como es mi caso, lo asumimos desde el principio, estando acompañados en casa y viendo como la carga de trabajo disminuye por las restricciones que paulatinamente han paralizado la actividad empresarial. Sin embargo, aquellos que tenemos los medios y el trabajo a nuestra disposición, seguimos realizándolo y creo que, en estas circunstancias, el teletrabajo se ha convertido en la oportunidad perfecta para poner a prueba nuestra auto-organización y, aún con nuestras responsabilidades mermadas, sigue siendo el momento ideal para retomar tareas postergadas o para las que nunca había suficiente tiempo.

Desde tu punto de vista, ¿crees que el Coronavirus, cambiará definitivamente la forma de trabajar en las empresas?

CRISTINA: En mi opinión, no creo que la situación actual cambie de manera significativa la forma en que trabajan las empresas. La tecnología disponible en la actualidad muestra claramente las limitaciones en todo un equipo trabajando desde casa. La comunicación se convierte en una operación meramente transaccional, que carece de valor social o personal, en lugar de un intercambio espontáneo.

Los altos cargos no son capaces de delegar sin supervisar a sus equipos, lo que implica videoconferencias frecuentes e ineficaces para tratar de reproducir las interacciones cara a cara normales de una oficina – con sus consecuentes problemas de conexión, acoples del micrófono y la falta de participación activa por todos los miembros. Sin embargo, considero que la complicación de mantener estas reuniones tecnológicamente hablando, nos hace darnos cuenta de que muchas de ellas no merecen la pena.

Aún así, sí que creo las empresas pueden estar más dispuestas a permitir a su personal trabajar desde casa en ciertas circunstancias, si han demostrado su capacidad de mantener la productividad y la eficacia.Otra cuestión a tener en cuenta, es que posiblemente afecte a la frecuencia de los viajes internacionales única y exclusivamente para reuniones de negocios, considerando que ya no son imprescindibles como creíamos.

LUCIA: El COVID-19 ya ha cambiado la forma de trabajar en las empresas y, lo que es más importante, ha abierto los ojos a muchos directivos que seguían anclados en el presencialismo laboral. Estamos viviendo el experimento más extraordinario sobre el teletrabajo en el mundo y, con el tiempo, veremos los resultados. Desde luego, ahora muchas organizaciones ya son conscientes de que el teletrabajo es posible y eficaz.

ANTIA: No creo que lo cambie definitivamente, tendría que enfrentar aspectos tan arraigados en la cultura empresarial española como la desconfianza hacia el trabajador, el presencialismo, la falta de autonomía depositada en los equipos de trabajo o la falta de experiencia en liderazgo motivacional, clave para coordinar un equipo remoto. Sin embargo, no soy pesimista del todo, creo que haber experimentado el teletrabajo de forma masiva demostrará su éxito en muchos casos, habrá facilitado la introducción de tecnologías claves para la gestión en remoto y, probablemente, actúe como palanca para muchos trabajadores y trabajadoras que estaban pensando en solicitar el teletrabajo.


¿Quieres saber más?

Te esperamos el viernes a las 11.30 en la mesa redonda virtual, aquí puedes inscribirte :).


Síguenos en nuestras redes sociales:

Instituto Galego do Talento © 2020 por ABS

Hosting por  

rgb-logo-color.jpeg
  • White Facebook Icon
  • LinkedIn - círculo blanco
  • White Twitter Icon